Ir al contenido principal

La Leyenda de la Quena.

La flauta de los Antiguos peruanos, inspirando la fábula, ha despertado universal interés entre los que leyeron u oyeron referir que la Quena reproduce con sus melodiosas lamentaciones el milagro de Amphion, porque obliga a la fantasía a reconstruir el abatido imperio de los Incas y sus pulverizados monumentos.



Cuenta la crónica oral que cierto joven peruano, apellidado Camporeal, hijo de español y de india, se enamoró de una doncella descendiente de los conquistadores. Lo que la naturaleza o el destino unió fue separado por la arbitraria voluntad de los hombres. Los padres españoles de la virgen peruana, entendieron que los amantes no podían llamarse esposos por la desigualdad de sus cunas. Alejado Camporeal de Lima, se le hizo saber que su prometida había dejado de amarle, enlazándose voluntariamente con un apuesto caballero. El desdeñado galán abrazó, en desesperación la carrera del sacerdocio. Transcurrido algún tiempo regresó a Lima, donde en un día señalado en los anales del infierno, volvió a encontrar en su camino a la ingrata que le traicionara. Celebrando en un templo, al volverse al pueblo para decir a los fieles: "El Señor sea con vosotros", la mujer infiel le respondió con su inteligente y atractiva mirada: "Tú serás conmigo". Desde aquel momento, despertóse en el pecho de Camporeal la dormida y fiera pasión. La casualidad descorrió el velo que había enlutado la vida del sacerdote. Acudió la tentación, atraída por el amor, y Camporeal fue perjuro a sus sagrados votos. Nunca mayor tempestad destrozó el alma de un hombre amante de la virtud. Pero Camporeal amaba más que todo a María, quien para él era acabado compendio de lo bello y de lo bueno. Vencido él y vencida ella, ambos se dejaron deslizar por el plano inclinado en que la fatalidad los colocara. Camporeal y María huyeron a las montañas y les pidieron asilo. Establecidos en una pobre e improvisada cabaña, pasaron algún tiempo gustando un amor mezclado con la hiel de los remordimientos. La mano de la desgracia señaló a la muerte el apartado lugar en que ellos habían burlado la saña de sus perseguidores. El alma de la infortunada peruana, al abandonar la tierra, arrastró consigo la razón del más infortunado Camporeal; y el avaro no quiso desprenderse de su tesoro. Aquel amante dantesco, sacó del lecho el helado cuerpo de María, lo colocó en el banco de tosca piedra en que ella acostumbraba sentarse, ocupó el sitio de la derecha, y formó el propósito de presenciar la lenta descomposición del cadáver. Durante las fúnebres veladas que con la muerte pasó, compuso un canto, no imitado ni imitable. En cada estrofa consiguió la metamorfosis de una de las gracias de María, operada por la disolución de la carne, que iba desprendiéndose gradualmente de los huesos. Luego que el cadáver quedó reducido a un blanco y descarnado esqueleto, él formó con una de las tibias una flauta, y con ella, después de sepultados los despojos de María, evocaba el alma de su amante, en la noche callada y rumorosa. Eran tan desgarradores los sonidos del horrible instrumento, que los pastores de las cercanías, percibiendo los lamentos emanados de una región misteriosa, abandonaron sus humildes cabañas. La música y las palabras del canto de Camporeal, son conocidas en el Perú con el nombre de "manchai-puitu", o sea el cántico aterrador. Tal es la crónica de la quena, sueño de alguna fantástica imaginación"

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Partituras

EJERCICIOS BASICOS Notas Si - Do Notas La- Sol Articulación en 6/8 Introducción para Huayno Ejercicio Nro 1 Ejercicio Nro2 Ejercicio Nro 3 Ejercicio Nro 4 Ejercicio Nro5 Ejercicio Nro6 Ejercicio de calentamiento Plantillas de notas para Quena. Lectura y digitación Lectura y sonido Solfeo Hablado Partituras en JPEG Airampito Alegria de la selva Alma llanera Amanecer Carnaval de Putina - Danza Carnaval de tinta Camino en llamas Dos palomitas El condor pasa Garota de Ipanema Huaynot Huaynos Ancashinos Romance de Quena y viento Lamento de Atahualpa Q'ashua Cebada Ruway Quenas - Vals Morenada Negrillos Saksaywaman Toro toro - Santiago Tunas Marka Tambobambino Milonga de mis amores Ollantay Pacasitos Munahuanqui Pandilla puneña Carinhoso Vasija de barro Yaullillay Partituras en PDF Así baila mi trujillana Morenada Desafinado Dolor Indio Carnaval de tinta Saksaywaman Vicuñita de alta puna Tambobambino Ciudad del lago Airampito Vasija de barro Esta obra está

Alegría en la Selva

La danza ejecutada a compas de esta bella melodía de la selva peruana, se representa principalmente en los departamentos de Amazonas, Iquitos y Ucayali, San Martín, recreada por pobladores de la zona inspirados en una melodía de ritmo alegre, similar a la cumbia, donde interviene el juego que realizan los jóvenes en épocas de carnaval con movimientos agiles. En este caso el tema “Alegría en la selva” o “Alegría de la selva” es uno de los tantos movidos típicos de la selva peruana, incluso fuera de nuestras fronteras, (Ecuador, Brasil) se ejecuta con tambor, redoblant e, percusión menor (sonajas, huiro, maracas), silbatos y flautas típicas de la selva, hay que tener en cuenta la variedad rítmica–instrumental según los grupos étnicos y comunidades nativas, aquí en Lima se usa por lo general la Quenilla (tonalidad D = Re mayor) aunque se está optando, de manera atinada diría, por contactar a músicos autóctonos de la zona para plasmar alguna muestra coreográfica, acto saludable a mi